martes, 15 de abril de 2008

Guilty Unpleasures 03: M.O.R.



a) Encuentros.

01) En algún momento de mis 12 años decidí que era un buen momento para comenzar a escuchar Sonic Youth. No recuerdo como llegue a ellos, quien me los había recomendado, en que desaparecido pasquín leí su nombre por primera vez, porque a esa edad ya sabía que eran importantes y fundacionales.
Mi padre solo tenía “Experimental Jet Set, Trash And No Star” y un ep que contenía “Dirty Boots” entre otras canciones en vivo. Magra cosecha de discos poco importantes, lo cual no impediría que me acercase a ellos como si de textos sagrados se tratase, intentando descifrar cual era su secreto templario.
Luego de repetidas escuchas lo único que pude sacar en claro era que “Experimental…” se “parecía a Nirvana” y que del otro disco la única canción con un grado de melodía era la que le daba título.

02) Corría el año 2001 cuando intente nuevamente: esos discos eran malos, rejuntes de lados b, insignificantes. Algo debería haberme perdido en la primera vuelta, alguna migaja de verdad que se le escapaba a ese niño de 12 años precoz y engreído. Así que le pedí a un amigo, gran fanático, que me prestase algún disco para ver si lograba entender de donde venía su fama, convencido de que solo hacía falta voluntad para que los muchachos de Nueva York se ganen mi corazón.
El resultado fue el préstamo de una caja de zapatos, tamaño estándar, que contenía TODA la discografía del grupo hasta ese momento, TODOS los discos de SYR, Ciccone Youth y varias colaboraciones mas y hasta un par de bootlegs en vivo. De más esta decir que esa caja durmió en mi pieza durante meses, intimidante, sacándome en cara mi desidia a la hora de sentarme y escuchar ALGO de esa montaña de material.
Finalmente mi amigo me pidió, de una manera entendible, que se la devuelva. Y fue en ese momento en el cual, haciendo gala de un método que luego aplicaría para rendir casi todas mis materias, me dediqué a sentarme enfrente del equipo de música, con los auriculares puestos, y meter frenéticamente un disco después de otro, saltando temas, eligiéndolos al azar por los nombres, intentando reconstruir algún tipo de narrativa de miles de horas grabadas.
El resultado fue un notorio empacho musical, del cual salí puteando y prometiendo no escuchar nunca mas esa “banda de ladrones que no saben componer una puta canción ni aunque la vida de su perro estuviese en peligro”. Una declaración un tanto exagerada, concordaremos, pero entendible dada la situación en la que “intenté” aclimatarme con la banda. Me habían tirado en una pileta helada mientras afuera caía granizo.

03) Algunos años mas tarde me encontraba en la casa de unos amigos bebiendo vino barato y cerveza caliente mientras la noche se deformaba y mirábamos videos en YouTube y a alguien se le ocurrió que debíamos animarnos con la versión en vivo y extendida de "Teen Age Riot".
De esa experiencia recuerdo la furia de ciertos momentos y el estado casi tribal que me rodeaba, recuerdo la emoción genuina producida por ciertos pasajes de la canción y el aburrimiento en otros. Sobre todo recuerdo que me dio la suficiente curiosidad como para bajarme “Daydream Nation” al otro día.
Disco que luego de escuchar unas cuantas veces en noches tardías, como sonido de fondo absoluto, sin que jamás un riff, un solo, una letra, un susurro me mueva un pelo, archivé sin ceremonia en algún disco de mp3 cuyo número no recuerdo.

4) El año pasado por algún extraño motivo apareció, en las casas de varios amigos, una copia de “Rather Ripped” original. Sumado al hecho de que el equipo de música de una de las casas solo funcionaba con originales, determinó que lo escuche mil veces en un período de seis meses. Y resultó que por primera vez me encontraba cantando o divirtiéndome o disfrutando de una canción de Sonic Youth. Era refrescante y un tanto irónico que una banda alabada por su avant-gardismo me terminase llegando con su disco mas tradicional, cabeza y para algunos mediocre. Me parecía que al fin habían encontrado la melodía, lo cual habla bastante de mi propio prejuicio con respecto a ellos: me aburren como avant gardistas y me aburren como punks, siempre en el medio, perdiendo el hilo, como sin decidirse de hacer una cosa o la otra. Lo cual probablemente me vuelve un purista o un cabeza, pero creo que no me importa.

5) A esta lista agregar: “Evol” pedido prestado y acumulando polvo desde el día en que me lo dieron hasta el dia en que lo devolví, dos años después; lo inquietante que me parecía el video de “Sunday” cuando lo veía por MTV hace ya 10 años; amigos borrachos poniéndome temas y resaltando (con air guitars y head banging) las partes emocionantes para que me enganche; escuchar “Washing Machine” en este preciso instante y descubrir que esta “bien”; la tapa de “Goo” en remeras que me parecían hermosas; muchas, muchas, muchas veces en que pensé: “tengo que escuchar más Sonic Youth”.

b) Una interpretación.

Creo que lo que me molestó siempre de Sonic Youth es lo que muchos ven como su principal virtud: su mezcla de elementos / furia / adolescencia punk con experimentación sónica y deseos explícitos de subvertir el concepto de canción. Hay algo en su aproximación a esto que me parece que queda a medio camino siempre. Cuando siento que tienen una buena melodía o que de golpe una de sus canciones es realmente brutal o catártica, se cuelgan con una larga-experimentación-con-guitarras-far-out-man! y mi mente inmediatamente se desconecta y piensa en unicornios bonitos. Y es que para escuchar experimentación noise prefiero escuchar algo cuyo único objetivo sea ese, que repita y machaque y me destroce los tímpanos.
Lo mismo me pasa cuando escucho sus supuestos temas sensibles: son tan lánguidos, tan anémicos, tan distraídos que me resulta estéticamente imposible que me despierten cualquier tipo de emoción real. A pesar de todo su supuesto enojo, en el fondo los Sonic Youth son frígidos, emocionalmente estériles, escudados detrás de su coolness newyorkina.
Lo cual me lleva al tercer punto: los SY no tienen humor, ni auto conciencia, ni ironía, son tan terriblemente serios. Con lo cual no pretendo realizar una critica comprensiva, no llegue a escuchar toda esa caja de zapatos, solo comunico una sensación que (me) transmite su música (y estoy seguro que hay videos en los que hacen bromas y que son tipos macanudos y todo eso). Y tampoco pretendo con esto expresar que el humor es necesario para la música. Pero muchas de mis bandas favoritas (de Mclusky a los B-52’s, de Pavement a The Kinks, de Butthole Surfers a The Fall) siempre incluyen un elemento del absurdo, de la ironía o de lo bizarro que les permite no tomarse en serio completamente su sonido y su misión en el mundo. Los SY parecen profesores universitarios, terriblemente convencidos de su lugar en la alta cultura, vestidos con chalecos y sacos, anteojos de marco negro y realizando reuniones en las que discuten en medio del humo del tabaco de exquisita calidad, con mucha seriedad y civilidad.
En definitiva, creo que lo único que esto devela es que soy un purista: SY no me parecen ni lo suficientemente punk, ni lo suficientemente noise, ni lo suficientemente furioso, ni lo suficientemente hermoso, ni lo suficientemente rockero, ni lo suficientemente divertido, ni lo suficientemente emocionante. Son como una especie de lugar medio, una plastilina que quiere ser muchas cosas y que al final (para mi) termina siendo ninguna.
Y ahí están los comentarios para que me digan “conservador!” o me copien tablaturas.

20 comentarios:

cotox dijo...

Yo pensaba algo similar antes de mi conversión. Luego me dí cuenta que lo que me gusta de Sonic Youth es que no es una banda para rockear, ni para encontrar confort melancólico, ni para tararear, ni para admirar letras ingeniosas. Es otro tipo de experiencia más ehhh sónica. A uno lo ganan con las guitarras, por lo menos a mí, las texturas, los contrastes brutales en las canciones más largas, todo eso que a muchos les aburre . Ese "termino medio" el no ser lo suficientemente noise o suficientemente pop es lo que para mí han logrado hacer magistralmente. Yo pienso que esa tensión es importante en la música por eso cuando quieren ser muy pop no siempre funcionan (con gloriosas excepciones) y lo mismo cuando quieren ser 100% avant garde.
Pero igual, esta bueno que pueden escribir de unguilty pleausures sin dar la impresión de que le quieren ganar a alguien o para hacerse los superados

benito dijo...

¿Los Sonic sin sentido del humor? Evidentemente no les prestaste mucha atención; está claro que no son los Butthole Surfers, pero no hay muchas bandas permanentemente vestidas de payaso drogado como los BF, y de hecho deben ser la única banda de graciosos que me gusta. Pero la cantidad de referencias irónicas o directísimas (¿qué tiene de hiper-serio una banda que titula una canción "I Killed Robert Christgau With My Big Fat Dick", o que se le ocurre cranear algo como Ciccone Youth?) son permanentes a partir de fines de los 80, que es cuando empieza el período importante de SY.

Creo, sinceramente, que lo tuyo Amadeo no es la música de guitarras ni los cuelgues instrumentales, no le busques muchas mas vueltas.

benito dijo...

Ah, y una cosa extra: no me parece que la autoconsciencia sea una virtud artística sino más bien una lacra de posmodernidad mal entendida y en mi opinión si hay algo que no me gusta mucho de SY es su excesiva autoconsciencia y autorreferencialidad. Puta, de este lado del hip-hop no hay banda que se mire tanto el ombligo -e irónicamente, para disculparse- como los SY.

sebaxxxtian dijo...

sonic youth era un grupo de nerds de universidad progres que se coparon con el hc-punk y la musica concreta de avant garde. les cabe godard y the faith, glenn branca y bad brains, versionan a neil young, the untouchables y a john cage, graban con chuck d, ian mc kaye y christian marclay, son la mas perfecta interseccion entre (odio decirlo) cultura alta y cultura popular q pario nyc. crearon tres discos seguidos q son obras maestras (evol.sister.daydream nation) y luego alternaron entre cosas dignas, muy buenas y bastante pesimas.

sus en vivo son tremendos, exactitud interpretativa, virtuosismo en las violas sin digitar, caos, puro entendimiento entre las partes integrantes de la banda... el q estuvo en el 2000 en el club hipico sabe de lo q hablo.

ojala haya mas bandas en esta decada que puedan dignarse del corpus que creo SY en los 80s.

facundo dijo...

Amadeo,comparto mucho de lo que decis, tengo toda la discografia pero...me pasa como a vos el tema de que siempre una cancion viene genial y zacate, un cuelgue que arruina lo que para mi era una maravilla pop/rock/guitarras, etc.Tambien debo ser un purista. Otra pregunta que a veces me hago es por que hago esfuerzos por que tal banda me guste, un dia en Abraxas el dueño se cago de risa de mi cuando le dije que habia intentado que me guste Stereolab, me dijo, yo no intento que me guste, no hago el trabajo y creo que tiene razon y de hecho lo aplique.

Amadeo dijo...

si, benito, yo cada dia me doy mas cuenta que me parece que la musica de guitarra y los cuelgues instrumentales, al menos hasta este momento de mi vida, no son lo mio.

de cualquier modo, espero que se note que este texto no esta escrito desde la postura del "aaaah, que banda de mierda, QUE CARAJO LE VEN TODOS?" sino mas bien desde un punto de vista complicado, una banda que conozco y respeto y que le gusta al 99% de todas mis amistades musicales y yo nunca pude entrarle. pero todavia tengo muchos años de vida para que me apasione. o no.

y lo del sentido del humor, bueno, ya lo dije, no pretendia hacer una critica comprensiva (de hecho estaba seguro que uno de los primeros comentarios iba a ser alguien desafiando ese pedacito de interpretacion). es solo una impresion parcial y subjetiva, fallada como todas ellas.

Blondez dijo...

Muy buena la catarsis de las unguilty pleasures. A veces hay cuestion de piel entre una banda y uno mismo.

fernando dijo...

pense que era un cuento de redencion en el que al final -epifania mediante- confesabas tu nuevo amor incondicional por SY. Por suerte no fue asi.

A los SY les gusta demasiado el olor de sus propios pedos. Tanto que lo envasan en forma de cd y se lo hacen oler a los demas

benito dijo...

Ok Amadeo, yo entiendo el sentido catártico de los Guilty Unpleasures y que está bueno la expresión de pensamientos diferentes: me pasó recientemente ante la unanimidad de opiniones favorables acerca de There Will Be Blood, que a mí me pareció una merde. Pero también en el caso de discografías enteras que me la traen floja o me disgustan: como las de Nick Cave, Autechre, Pulp, Jimi Hendrix (esa me cuesta admitirla), Scott Walker, Joni Mitchell... recuerdo la fuerza que hice para que me gustaran los Doors, The Dictators o Happy Mondays, sin el menor éxito (o con efecto retardado, como en el caso de los Doors, de quienes aprendí a valorar a... Manzarek). Con todo he aprendido que todos los grupos grandes que han sobrevivido en el tiempo hasta los 90 (después el factor marketing empieza a pesar demasiado) tienen algo de bueno, aunque ese algo no sea para uno. Y las opiniones cambian con el tiempo; me pasó con Zeppelin, a quienes odié durante años y ahora son mi banda favorita.

Lo que quería era contrastar una apreciación en mi opinión errónea (la falta de humor en SY) y preguntar si lo que hay no es un problema de disgusto genérico-estructural. Tengo la impresión, por varias reseñas tuyas que leí, que realmente no te gustan las jams guitarreras. No tiene nada de malo; yo he reconocido que no me gustan géneros enteros de música, como el funk, el tango, el be-bop y el tecno-pop (lo cual no impide que sea fan de artistas border de esos géneros como Gang of Four, Piazzolla, Coltrane o Pet Shop Boys).

Me gustan los SY, aprendí mucho de ellos en una época en la que lo que hacían era de muy difícil acceso, y me parece que son una banda lo bastante amplia como para que todo el mundo encuentre algo atractivo en lo que hacen. De cualquier forma, si te disgustan tanto, no vale la pena hacer fuerza para escuchar música. Aunque sé por experiencia propia que cuando algo nos irrita mucho es que algún nervio movió. La irritación es atención y efecto estético, el problema es el aburrimiento.

Eso sí, si metés como Guilty Unpleasure a los Pogues, cobrás.

gustavo dijo...

para mi hay un encare errado cuando se considera a sonic youth una banda cancionera o se busca entrarles por el lado melodico, algo que se da mucho con la gente que arranco a escucharlos a partir de los discos mas sosegados de los 90s-00s. generalmente tenes mas chances de disfrutarlos si los agarras por el lado de su propuesta original, la de una banda de atonalismos amorfos con pulso rockero que estaba bastante desconectada de cualquier formato cancion convencional (creo que no hicieron un tema con estructura verso-estribillo-verso hasta goo, con casi 10 años de carrera encima). lo interesante de los tipos es la progresion que se marcan partiendo de la formula guitarras tratadas + disonancia + hagamos cualquiera y veamos que onda, hasta desembocar con esos elementos en algo mas dinamico y accesible que para mi tiene su summum en dirty, lejos el disco mas ganchero que hicieron y su canto de cisne como unidad creativa. por eso mismo y como tengo en alta estima los viejos discos de la banda, me parece incomprensible este acercamiento de muchos a los SY maduros cual si fueran los beatles del noise. la juventud sonica en plan bubblegum pop es mas aburrida que chupar un clavo, ahora como jam band la rompieron siempre. escucha la larga coda final de expressway to yr skull: en el top 10 de grandes crescendos rockeros de todos los tiempos.

cabe dijo...

Los Dictators!
Luché contra su disco -edición argentina, vinilo!!!- en mi adolescencia y fracasé.

pega221 dijo...

"Yo de SY no hablo" (en tono jugador o técnico cuando le preguntan acerca de la actuación del árbitro)

Helena dijo...

Amadeo es muy feo que te toques en publico, hay cosas que son intimas, tapate por favor, asi no te voy a poder presentar a ninguna amiga, para que finalmente encuentres razones validas para dejar este manoseo mediatico!

Phibrizoq dijo...

Concuerdo con Benito en lo del sentido del humor. ¿Desde cuándo Sonic Youth es una banda seria? Tienen cierto espíritu snob (si no lo tuvieran no tendrían el status que tienen probablemente), pero no son, ponele, Stereolab (que es una banda que me encanta, pero que evidentemente sí se les puede criticar por ese lado).
Fuera de eso, los argumentos que planteas desde un punto de vista subjetivo son súper válidos y respetables, así que está todo bien.

hernudo dijo...

con respecto a lo que dice al final benito, tengo escrito en algun block de notas sobre lo mucho que me influye musicalmente lo que escucho y no me gusta.

hern dijo...

No sé si alguna vez escuché algo tan interesante en Tucumán como Sidecar ayer.

Ezequiel dijo...

si, hay un poco de humor muy bien colocado en SY. me acuerdo de una version ridiculisima que hacen de ticket to ride, en vivo, que arranca con thurston diciendole al público..

"mm okay guys, we suck today!"

Ezequiel dijo...

ah y culiao, podias haber comentado que te arme con un amor un compilado con mis temas favoritos de ellas y 'meh'? :P

Amadeo dijo...

es muy cierto lo que decis, benito, a mi sonic youth no me repunan, ni siquiera me irritan, me parece una propuesta rica y valida pero que no encaja conmigo. y casi seguro el problema sean las jams de guitarras. lo del humor era algo completamente subjetivo, repito una vez mas, producto de una apreciacion incompleta de su obra. y gustavo tambien tiene bastante razon, aunque habria que ver si, justamente por mi rechazo a las jams, podria entrarle a los primeros años. la idea de que lo que no nos gusta nos afecta de la misma manera que lo que nos gusta es muy interesante y me parece que un poco es lo que queria expresar aca. no me interesaba escribir un post diciendo "sonic youth: que banda de mierda, son unos imbeciles, nunca pude entrarle, que carajo le ven?". y obvio que a esta altura de mi vida no voy a desvivirme por "entenderlos" o disfrutarlos, quizas alguna cosa casual en los proximos años me cambie de opion, pero no lo veo tan posible.

eze: es cierto, es cierto...me olvide de escribir sobre tu encantador compilado que a pesar de todo no me movio un pelo.

ah, y los pogues son TODO. nadie puede hablar mal de esa banda.

helena: siempre opinando cosas que no tienen nada que ver con lo que uno escribe, no?.

J.J.Warthawasser dijo...

- Comprender nada has podido, young apprentice..

Keep on listening.


*