martes, 15 de abril de 2008

excelente ensayo sobre los ascensores del New Yorker, contando su historia, conceptos sobre como funcionan, su uso, y muchas otras cosas, intercalados con la jodida anécdota de Nicholas White, hombre que quedó encerrado 41 horas en un ascensor.

1 comentario:

amb dijo...

mucho new york vos