jueves, 22 de febrero de 2007

Absolutamente Moderno (Selecciones Caprichosas y Aleatorias)

Lindstrom – There’s A Drink In My Bedroom And I Need A Hot Lady.
Esto para mi es “disco épico”. No puedo evitar sentir que la canción comienza y me transporta a la entrada de algún boliche setentoso. Me acompaña a la pista de baile, trago en mano, en búsqueda del movimiento de cadera perfecto.
Luego de muchos daiquiris me siento en un cómodo sillón forrado en vinilo y me despierto en una nave espacial donde bellas marcianas bailan vestidas con minifaldas plateadas. Me sirven un martini. De fondo, una banda de gorilas tocan los bongoes. Justo cuando me estoy poniendo cómodo y he logrado eliminar las arrugas de mi traje, los robots de limpieza se sublevan y debo huir.
Escapo en una pequeña nave espacial con forma de aceituna y me asiento en el Caribe donde participo de una fiesta calipso. Pasan unos surfers por ahí. De pronto me veo forzado a huir porque los locales quieren convertirme en zombie. Por suerte no mancho mis zapatos, pero me desmayo y sueño con Granada bajo el dominio de los musulmanes. Cuando me despierto estoy en un barco rodeado de inmigrantes de los Balcanes que me dicen cosas como “muslo” y “baratija”. Llego al puerto y me encuentro con una ciudad afanosa y enorme. A mi derecha hay gruesas columnas de humo y chimeneas y adelante se encuentra el distrito comercial.
Aunque no vivo en una ciudad portuaria, camino seis cuadras, subo por escaleras crujientes y, sabiendo que es mi departamento, abro la puerta del segundo f y me echo a dormir.

Lifetime – Northbound Breakdown
Hubo una época en que quería ser skater, iba a festypunks que terminaban a las 7 de la tarde y escuchaba Lagwagon. Fue la primera diferenciación conciente que tuve, la primera marca de estilo y grito de unión a una tribu. De esa época, hay algunas cosas que han sobrevivido en mi discoteca, pero son muy pocas. Y de ese puñado de bandas, Lifetime es una de las que mas me conmueve.
Vinieron en una gran caja de discos que me prestó uno de los pocos straight de la ciudad y de la cual rápidamente eran casi los únicos que salían (junto con Refused). El disco era “Jersey’s Best Dancers” y tenia ese himno gigante que es “Cut The Tension”. Ahora se reunieron y pareciera que nunca dejaron de hacer música. Como preservados criogénicamente, como surgiendo del Pozo Lazaro junto con Ra’s Al Ghul.
Hay algo en Lifetime que resume ese doble sentimiento de tristeza y esperanza mezcladas tan propio de la adolescencia. En los coros sing-along, en las increíblemente pegajosas guitarras, en los cambios de tiempo (como para correr) de las estrofas. Y también en ese puñado de palabras que grita Ari Katz por linea, que hablan de amores casi imposibles y de escuchar a The Clash. Y lo que cantan es tan sincero, sentido, que es una de las pocas bandas capaces de hacerme sentir de 17 de nuevo. Y feliz de serlo.

Sally Shapiro – Anorak Christmas
No tengo mucha idea de quien es Sally Shapiro. Ví una foto y se parece más a la cantante de los Delgados que a Annie. Un día su disco apareció en Robot Rock y resulta que nadie la había tenido en cuenta antes. Hace una especie de techno pop que le debe mucho a la noruega, que es medio monótono a veces, pero cuando logra combinar su evidente sensibilidad indie con sus aspiraciones pop, logra canciones muy hermosas.
Esta es una de las mas atípicas del disco, la mas twee y también la que mas suena como un hit fm de los 80 por alguna banda new wave ignota. Sally le canta a un chico de manera desesperada sobre una base de baterías y sintetizadores que parecen la melancolía misma y que ejemplifican el “synth pop triste”. Si esta canción sonase el próximo sábado a la tarde lluvioso por Aspen, todos nos sentiríamos asombrados y un poco tristes (pero felices de estar triste) y probablemente nos parecería que existe desde siempre.

Fujiya & Miyagi – Collarbone
Hay una especie de tendencia musical reciente que consiste en que los nerds y fanáticos de las computadoras, los ruiditos, los tipos raros que usaban anteojos y eran coleccionistas de kraut, los que jamás podrían integrar una banda de rock, los que habrían sido los nuevos Aphex Twin o Stereolab hayan comenzado a armar bandas en donde todas estas influencias están presentes, pero las combinan con un evidente amor a la música negra y con una temática en las letras que tiende a hacerse cargo de cierto imaginario nerd y perdedor al mismo tiempo que lo cubre con grandes dosis de ironía y auto parodia. Hot Chip es el caso mas paradigmático, pero Fujiya & Miyagi entrar en esa categoría de cajón.
Tres datos comunes sobre Fujiya & Miyagi: no son japoneses, son ingleses; no son dos, son un trío; tienen mucha influencia de Can y Neu. Eso es lo que probablemente lean en cualquier reseña. Pero, mas allá de esos rasgos superficiales, lo interesante es como se apropian de esas influencias y de alguna manera las reproducen de un modo que es nuevo.
Esta canción es quizás el mejor ejemplo de eso. Sobre una base que podría pertenecer a algún tema funk de los 70, cantan sobre caerse pisándose los cordones de las zapatillas, quebrarse el cuello y tener que comprarse unas nuevas zapatillas para “saltar alto”. Una letra que parece compuesta por un perdedor inocente y adorable en la escuela secundaria. Sin embargo, al combinar elementos divergentes entre la música y la letra, la impresión que nos queda de Fujiya & Miyagi es completamente la opuesta: que son 3 outcasts a los cuales no les interesa integrarse, porque saben que son más inteligentes que nosotros. Y encima pueden reírse de ellos mismos. Clever punks, they are.

The Apples In Stereo – Skyway
¿Se acuerdan del ultimo disco de los Apples In Stereo que por poco nos hacia sangrar los oídos de tan comprimido que estaba el sonido?. Bueno, hay buenas noticias. No solo su último disco no les va a producir heridas, sino que esta repleto de esas canciones optimistas y soleadas que tan bien les salen.
¿Como decirle no a un disco cuya segunda canción es esta?. Un especie de autito perfectamente tuneado que se mueve hacia adelante sin ningún problema y que nos tiene cantando a la segunda estrofa. Ahora que Kevin Barnes se deprimió, la última banda verdaderamente feliz del mundo. La letra no tiene mucho sentido, pero comunica una sensación de furia justa, de reproche, de frustración. E incluso con ese sentimiento ominoso los Apples logran un hit que podría alegrar los picnics de Riverdale.

Teddybears (Feat. Iggy Pop) – Punkrocker
Los Teddybears son un grupo de muchachos de Suecia que comenzó siendo una banda grindcore a principios de los 90. Con el paso del tiempo se dieron cuenta que adorar la oscuridad no los llenaba y se comenzaron a mover así la electrónica y el pop. Evidentemente a Satán le gusta bailar porque hoy en día son un grupo que se da el lujo de trabajar con Annie, Robyn e Iggy Pop.
El disco que sacaron el año pasado es enormemente recomendable, aunque quizás sea un poco repetitivo en las canciones que no tienen una “estrella”. Justamente esta es una de las colaboraciones que mejor funciona. Lo que tiene de bueno esta canción, lo que la vuelve realmente catártica es la sensación de derrota que imprime Iggy Pop a la letra. En vez de ser un hit punkie facilongo, que es lo que muchos harían teniendo a Iggy Pop para que cante, se parece mas a una suerte de balada alla “Candy”, extrañamente conmovedora.
Iggy canta “Porque soy un punkrocker / Si, lo soy” con un cansancio enorme sobre una base repetitiva e impregnada de tristeza, que pareciera ser la banda de sonido de alguna última batalla en la que no se puede triunfar. Y quizás eso diga más de Iggy Pop que sus últimos dos o tres discos.

7 comentarios:

yummyfur dijo...

eh, no lei el post, pero muy lindo el cabezal de l&r. suerte a los tres en este ambicioso emprendimiento :P

sebaxxxtian dijo...

primero: exitos en este emprendimiento colectivo. una pena que blogs tan veteranos como el bizcocho y MLIR mueran, asi como el blog de dario. me gusta mucho los blogs colectivos, de hecho los dos primeros que arme fueron creados con ese espiritu.

respecto a los temas de la entrada, suscribo a lifetime, por mas poco apego al melodico, lifetime es la excepcion. una pena que ahora el mainstream USA sea una relectura chotisima de los best dancers de NJ. pero bueh. esucche un tema de sally shapiro y me gusto. lo demas desconozco por completo (bue a las manzanas en estereo apenas les escuche algo)

de vuelta, saludos a los tres y mas tarde les hago el link correspondiente

amb dijo...

eh. suerte en este nuevo blog. ahora voy a leer algo.

Violeta Increíble dijo...

Debo decir que no me identifico mucho que digamos con el relato que introduce a Lindstrom, pero sí considero que es una buena canción para postear. Yo sé que no es igual, pero a mí me suena al disco de Hancock que tiene "You Bet Your Love".

Amadeo dijo...

Ja!

Me sacaste la ficha, Violet. No tenia mucho para decir sobre Lindstrom, realmente, y me dedique a escribir algo absolutamente subjetivo sobre lo que me sugeria la cancion mientras la escuchaba. ;)

Dario dijo...

habría que ver en que estado estaba Amadeo cuando escribió eso jaja. Capaz que si nos enteramos todos podemos coincidir con su relato.

Amadeo dijo...

habia fumado un poquito, pero bueno, muchas cosas que escribo estan escritas con un poco de yerba encima y nadie me saca la ficha. y el resto de las reviews estan hechas en el mismo estado, pero mas coherentes.