martes, 11 de noviembre de 2008

B.A. 2008 (I Had Lunch In A Big City Once)

(Para C.)

01.¡Tren Descorazona a Jóvenes Idealistas!


Así fue, luego de un año sin pisar la ciudad de neón, paramilitares y educadas y sensatas clases medias, que decidí volver a Buenos Aires. La excusa era un recital, como en tantas ocasiones, otra estúpida y sin sentido celebración de una marca y de las ropas que visten sus asistentes. ¡Ahora con más bandas!
Decidimos emprender el viaje en tren, pensando, sobre todo, en su vasta diferencia de precio con el Transporte Publico Oficial de Nuestra Nación, las interminables flotas de colectivos que se amontonan en andenes impecables, manejados por una raza de superhombres que se alzan enhiestos, hinchados de anfetaminas y cocaína de primera calidad.
El tren, en cambio, parece manejado por un ferroviario campechano que fuma porro todo el viaje y al que no le interesa demasiado la velocidad, porque hay demasiado paisaje hermoso en la Argentina. La cantidad de horas que hay que soportar para llegar a cualquier lado, el hacinamiento humano, el calor, el olor a mortadela y salame y la desesperante sensación de estar perdiendo hermosos días de nuestras vidas que podrían haber sido alegremente desperdiciados en navegar por internet como consumidores inteligentes, me hicieron odiar La Gran Empresa Privada Noventista más que nunca. Es conmovedor lo que soporta una familia de 6 personas para no tener que pagar 2400 pesos para viajar a la inmunda capital de nuestra nación.

02.¡Emocionantes aventuras en prosa son la mejor manera de gastar el tiempo en largos viajes!

Luego de leer Men Of Tomorrow de Gerard Jones y mientras me encuentro leyendo The Amazing Adventures of Kavalier & Clay, de Michael Chabon, he decidido que entre la lista de pasados imposibles en los cuales me gustaría vivir, la Nueva York de finales de los 30 y principios de los cuarenta rankea alto. Es la curiosa mezcla de optimismo y sordidez, de oportunidad y decadencia, la sensación de infinita creatividad en su ambiente, capaz de crear toda una forma cultural de la nada y ganar dinero con ello, lo que probablemente me atrae más. También me atrae el hecho de que seguramente te encontrabas con personas sumamente interesantes, con tipos que habían pasado alcohol por la frontera, con antiguos policías irlandeses, con boxeadores en desgracia y grandes magnates de los medios. Sé que es nostalgia por un tiempo que quizás no existió, más que en las mentes de un puñado de escritores que he leído, pero no puedo evitar pensar que en aquel entonces las ciudades eran lugares mágicos donde los robots, las hadas o los superhéroes eran reemplazados por personas con vidas únicas, a diferencia de estas especies de grandes monumentos al consumismo en el que han terminado degenerando.
Por otro lado, lo que más me gusta de Kavalier & Clay, además de sus personajes de puta madre, cada uno perfectamente pensado y repleto de los detalles e historias que conforman a los grandes personajes de literatura, (Chabon se preocupa por hacer a todos sus personajes simpáticos, incluso aquellos que a priori deberían parecer los villanos) es la manera en que el Escapist y sus creadores encajan perfectamente en la historia de la Golden Age sin ser un facsimil de ningún personaje ni sus creadores una copia de ningún creador en particular: Kavalier & Clay tienen elementos de Kirby, de Siegel, de Steranko y de Eisner, sin ser ninguno de ellos. Y el Escapist esta maravillosamente pensado, un concepto que traiciona las fuertes influencias pulp que estaban mezcladas con la tinta y el papel de los comics de la Golden Age, que es un hombre de acción y de aventuras antes que de ciencia y psicodelia, que encaja sin suturas en el ambiente y el período. Podría ser uno de los grandes (el traje, el símbolo y el origen son lo suficientemente icónicos para ello), incluso a pesar de que tiene mucho de Mr. Miracle, si no fuese apócrifo, la creación de un escritor que leyó esos comics y sabe como funcionaban. Chabon también tiene un léxico exquisito y observar la manera en que organiza las palabras en la página me da tanta envidia como si de pronto estuviese viendo a Sinatra cantar, completamente seguro de sí mismo, suave y encantador, sin perder un solo paso ni un solo beat.
Y el libro tiene la que quizás sea mi párrafo favorito en lo que va del año, que concluye con mi frase favorita en lo que va del año: “What bewitched Bernard Kornblum, on the contrary, was the impersonal magic of life, when he read in a magazine about a fish that could disguise itself as any one of seven different varieties of sea bottom, or when he learned from a newsreel that scientists had discovered a dying star that emitted radiation on a wavelength whose value in megacycles approximated π. In the realm of human affairs, this type of enchantment was often, though not always, a sadder business –sometimes beautiful, sometimes cruel. Here its stock-in-trade was ironies, coincidences, and the only true portents: those that revealed themselves, unmistakable and impossible to ignore, in retrospect”.

03. ¡El Hostel de la Bande Desinée Provee Placeres Inesperados!

Una vez en Buenos Aires fuimos a parar al hostel de confianza, Smalltown, que dobla como una especie de patria de refugiados tucumanos y pseudo tucumanos. Si el exilio polaco hubiese estado compuesto por unos cuantos músicos horribles y hippies buena onda, en vez de por flacos escritores e intelectuales muertos de hambre con parches en los codos de sus sacos, entonces hubiese sido algo parecido a Smalltown.
Smalltown es además particular porque entre sus pilas de papeles y su ligero olor a humedad y podredumbre, se encuentran algunos álbumes de bande desinée notables. Entre ellos estaban los 3 tomos de Los Combates Cotidianos, de Manu Larcenet, que ya había leído y los cuales me habían gustado bastante. Y también estaba el Mis Circunstancias de Lewis Trondheim, una recopilación española de sus tiras autobiográficas, llamadas en francés Les Petites Riens. Su lectura me divirtió y entusiasmó durante un día y medio y me llevó a pensar en las similitudes con su compañero de L’Association.
Trondheim y Larcenet son muy similares en sus trabajos autobiográficos (en realidad, Los Combates Cotidianos no es autobiográfico, ya que el personaje principal no es Larcenet, pero se nota que a través de su protagonista esta explorando las preguntas que conlleva su propia madurez). Ambos son franceses neuróticos que tienen taras de auto culpabilidad y neurosis que gustan de exponer en toda su longitud. Los dos están terriblemente preocupados por la corrección política, por el que dirán y por sus propias fallas y pequeñeces. Sin embargo, hay algo en Trondheim que me parece intrínsecamente superior y es quizás su trazo más simple, la sensación de que realmente no esta “intentando” (Petites Riens es un comic serializado en su pagina web que solo después llegó a la publicación y que parece los garabatos de un adicto al trabajo, hasta el punto de no poder parar jamás), su facilidad para describir y representar una escena o personaje con 2 o 3 líneas chapuceras; lo hacen más simple y despreocupado, con más certeza de que son solamente masturbaciones de un enrollado. Probablemente su condición de enfermo del auto análisis y su carácter explícitamente autobiográfico tienen que ver. Trondheim es de los tipos que están todo el tiempo no solo sacándose mano por sus faltas, sino sacándose mano por sacarse mano de sus faltas. Lo que los yankees llaman “second-guessing” o, incluso, “third-guessing”.
En cambio Larcenet, a pesar de que su manejo del color para marcar los tonos emocionales de las escenas es superior (en realidad porque este tomo de Trondheim es en blanco y negro), que Los Combates Cotidianos tiene un estilo más amable y tranquilo, y que su exploración de ciertos tópicos abandona el mero ombliguismo para confrontar con “realidades sociales” como el desempleo y las resacas de la Guerra de Algeria, me parece por momentos demasiado serio, demasiado preocupado por su propia importancia y por su propio y conflictivo compás moral.
Por ello es que siento que Trondheim es superior y me resulta mucho más fácil identificarme con el y con su espanto existencial.

04. ¡Recital de antiguas glorias melenudas prueba ser decepcionante!

Una vez llegados al evento en cuestión se demostró lo que no temía activamente pero estaba en la lista de posibilidades: Jesus and Mary Chain no estuvo tan bueno como ansiaba. No se exactamente que fue, si faltó una lista de temas más ajustada y precisa, si el lugar era demasiado grande para ellos, si falto distorsión o ruido o si sencillamente están hechos unos viejos chotos sin alma. Pero, exceptuando grandes momentos como “Head On” o “Reverence”, faltó sangre, espíritu de fuego, esa sensación de que están dejando algo en el escenario más allá de su transpiración.
Y mientras estaba ahí viendo el recital y no disfrutando tanto como algo (mis expectativas, mi amor a la banda, el dinero de la entrada, experiencias anteriores) me decía que debía disfrutar y veía que la gente a mi alrededor bailaba y, en algunos casos, parecía estar pasándola cojonudamente bien, me preguntaba si no es algo que me pasa en el 90% de los recitales a los que acudo, la sensación de que la experiencia que estoy teniendo en ese lugar y en ese momento no superan la conexión emocional que ese tema o esa banda me produce cuando suenan en mis auriculares, o cuando estoy en el estado de ánimo correcto, o las primeras 25 veces que puse una canción que me obsesionaba. No soy de aquellos que realizan la practica de monjes de sentarse a escuchar TODOS los discos antes de ir a un recital, “para estar con el estado mental correcto”, y, con contadas excepciones como Daft Punk, la mayoría de las veces me encuentro en un estado que mezcla una alegría suave con una cierta culpabilidad por no saberme las letras de las canciones o por no bailar mucho más. Quizás la música es una cuestión más personal e intransferible en mi persona, que no se lleva bien con la mayoría de los recitales y, en realidad, el evento social que más disfruto alrededor de la música es el pasarla y bailarla en fiestas, sin tener que bañarse en la gloria del productor tocando adelante y escuchando MUCHAS canciones.
Sin embargo, también existen shows, que para mi son los mejores, que acontecen cuando un grupo al que le he prestado una mediana a baja atención de golpe se despacha con un recital del cual salís con ganas de escuchar todos sus discos. Eso es lo que me pasó con Spiritualized, inmediatamente después del show de JAMC. Verlo al Lagarto Pierce (y a toda su banda) tocando con tal intensidad y entrega, logrando convertir cualquier canción en una nube de trueno y relámpagos, en un show que tenía al mismo tiempo tanto rock, tanto gospel, tanto country y tanto noise, logró ponerme la piel de gallina y entusiasmarme infinitamente. De más esta decir que el hecho de que hayan terminado con un increíble despliegue sonoro, con una lluvia de magma que parecía no terminar nunca y que llevó a que el show de Offspring comenzase 20 minutos mas tarde, fue una poderosa razón para que lo disfrute tanto. Lástima que los conchudos hijos de una burra sifilítica del Personal no dejaron que se desvanezcan las ondas sonoras en el aire (o que nos pongamos a cubierto en un lugar muy, muy lejano) para largar el espantoso show de Offspring, una banda patética y miserable que venía a robar alevosamente y a la cual acudían, corriendo como mogólicos, miles de jóvenes vestidos a la última moda.
!!!? Ah, cierto que ellos también tocaron. Una demostración de mediocridad absoluta, de una banda completamente mediocre y poco interesante, que por algún motivo misterioso, es tratada como la segunda venida del cristo punk-funk, cuando cualquier persona respetable debería darse cuenta que solo están cogiéndose a su cuerpo lleno de gusanos.

05. ¡Shock! ¡Dealer Se Comporta Como Dealer!

Nuestro amigo Tom Tom Club nos tuvo esperando horas en la tarde del
viernes para entregarnos un pedacito de papel con la cara del Buda y al final nunca llegó. Cuando finalmente apareció, el sábado, lo hizo luego de casi 8 horas de espera. Antes de venirnos quise comprar algo para festejar mi cumpleaños acá con el estilo de los campeones sicóticos y, luego de prometer su presencia, nunca acudió al hostel.
Y la pregunta es ¿Por qué?. ¿Por qué los proveedores de droga son tan poco profesionales?. Digo, me refiero, que raras que son las interacciones con dealers, gente que, en su mayoría, gusta de colocarte en una situación de extremo nerviosismo, sumergirte plenamente en la conciencia de la ilegalidad de tu compra y que, sobre todo, oscilan entre lo poco confiable y lo sencillamente desastroso. ¿Que acaso no se dan cuenta que están proveyendo un servicio público?, ¿Qué acaso no viven de esto?. Entiendo la paranoia y la informalidad de un trabajo en negro, sin obra social ni aportes jubilatorios, pero ¿Dónde esta la ETICA DE TRABAJO? ¿Dónde esta la MORAL PROTESTANTE?. Eso nos pasa por haber sido colonizados por malditos españoles fiesteros e indulgentes.

06. ¡Ramen para toda la población de Japón!

La experiencia del ácido en Buenos Aires demostró ser altamente estimulante. Comenzó con un viaje al Barrio Chino, uno de esos lugares tan simpáticos que tiene Buenos Aires (aunque, lamentablemente, no cuenten aun con un Barrio Árabe), en el cual nos dedicamos a deambular por los supermercados y puestos de venta callejera, comprando exquisiteces en palos y servilletas, golosinas coloridas en cajas y mucho, mucho ramen.
Luego de una deliciosa comida de sushi supermercaderil consumida en la plaza y un encuentro fortuito con nuestro querido amigo Chapa, marchamos en colectivo hacia Parque Centenario, la meca de lo inútil y lo descartado. En el camino, sobre el colectivo, me encontré observando a una chica que viajaba parada enfrente de la puerta de salida, aunque esa no fuese su parada ni pensase bajar y que portaba el estilo tan común a tantas chicas en Buenos Aires y el mundo: pelo semi largo y recogido en una prolija coleta, anteojos oscuros que enmascaraban una cara de aburrimiento mortal y un vestidito negro y sencillo que parecia ser fresco. Flaca, pálida y anodina, es el ejemplo de lo que terminé llamando, en mi propia cabeza, cookie-cutter girls, o chicas de molde de galletitas. Buenos Aires (en todas las ciudades, en realidad, pero en Tucumán hay mas gente fea) es un terreno propicio para estos personajes que parecen salidos de una máquina, todos exactamente iguales en su desesperado deseo de individualización, todas (y todos) ligeramente lindos pero en un punto desangelados, aburridos, descremados. Esto no tiene absolutamente nada que ver con ninguna subcultura y no pretendo saber que música escuchan ni que libros tienen en su mesa de luz ni atacarlos, es sencillamente una apreciación del modo en que aquello que hace únicos a los seres humanos se ve perdido irremisiblemente en el marasmo de las ciudades, en los amontonamientos humanos donde todos portan la remera más brillante; y un reconocimiento de la tristeza que produce el que todos seamos victimas de ello, desde el mismo momento en que tenemos que ponernos ropa para salir a la calle.
Y, sin embargo, ayudado por la medicina del Dr. Hoffman, en esa circunstancia no podía dejar de pensar de que modo esa chica había elegido la ropa que se iba a poner esa mañana, que quizás ese vestido tenía una rica historia, que le había sido regalado por una tía querida o por un ex novio con el cual ya no se veía, que quizás en alguna ocasión había estado a punto de hacérsele un agujero con un cigarrillo o que a lo mejor solo lo usaba en ocasiones especiales; de que modo había comenzado su día y donde había comprado esos anteojos y porque tomaba ese colectivo y hacia donde iba, a clases de francés o a encontrarse con amigos o de retorno a su casa; si vivía con sus padres o sol; y, en definitiva, que en el fondo si era un ser único y completamente distinguible de los demás y que la verdadera tragedia residía que la incomunicación y el prejuicio son nuestro léxico.
Una vez llegado hacia Parque Centenario, lo que mas recuerdo son las voces de los libreros discutiendo que escribir en las pancartas que protestaban contra la asignación de nuevos puestos; comentando que su hijo juega en la sub-17 de Boca y que habían perdido un partido o charlando con un cliente sobre la dificultad de atender correctamente a las masas humanas que pasaban frente a sus mesas, en la rara ocasión en que de pronto un cliente se colgaba charlando sobre literatura y en las más frecuentes ocasiones en que esas mismas ganas de charlar eran rechazadas por hinchapelotismo.
La otra conclusión que saqué es que, realmente, Parque Centenario no es un buen lugar para comprar libros. Demasiada repetición y demasiada boludez que se consigue en cualquier mesa de saldos, pocos autores realmente raros o difíciles de conseguir. El mundo tiene suficientes ediciones de Borges, García Márquez, Benedetti y Agatha Christie como para abastecer a toda su población e incluso desperdigarlos en sistemas solares cercanos.
El botín de una corta tarde dando vueltas en el calor y la multitud termino siendo, mayoritariamente, juguetes, a los cuales ya no se como dar lugar en mis repisas. Un Blu de la Mansión Foster que gira los ojos cuando le apretás el brazo y un Plankton de Bob Esponja vestido de domador. Un par de regalos y un libro de Haruki Murakami que, espero, no termine siendo una decepción (las compras de ácido pueden terminar siendo equivocadas).

07. ¡Tribus Urbanas Descorazonan a Cronista!

El día del ácido concluyó con una visita al cine del Abasto para ver Hellboy II. Era domingo, y por suerte tuvimos la privilegiada oportunidad de observar a las tribus urbanas en su ambiente natural.
Saliendo del inmenso e insoportable shopping, nos encontramos con que las escaleras que daban acceso a su puerta estaban repletas de jóvenes vestidos de coloridos atuendos. La analogía que mas rápido vino a mi mente es Japón: todos parecían parte de una cultura obsesionada con la imagen y con el disfraz, la exageración como modo de vida, poniéndose trajes de ficción para enfrentarse al mundo exterior. Por otro lado, me recordó a las pandillas en los Warriors, algo increíblemente artificial y poco relacionado con la realidad. Había rapperitos sentados en el costado derecho de las escaleras, todos con pantalones anchos, musculosas de marca y pañuelos en el pelo; skaters en el sector izquierdo, alejados de las escaleras, dando vueltas en patinetas que parecía que apenas podían manejar; había “cumbios” sobre las barandas de la derecha, los únicos que parecían que habían gastado 300 pesos en todo su atuendo y no solo en sus gorras, y, sin embargo, todavía parecían vestidos para algún tipo de ejército; había, finalmente, floggers, todos coloridos y banales, quizás los mejores vestidos del lugar (y para mi, que a pesar de todo soy banal y vanidoso y me gusta la ropa, es importante), un detalle que casi me hace olvidar lo poco interesante que es una subcultura cuyas únicas monedas de cambio y cuyo único proyecto de vida es sumergirse aun mas en la vorágine consumista que se nos vende como única alternativa. Era surreal, cómico y solo me confirmó lo que pienso de esta oleada: esta todo bien con que encuentren algo a lo que pertenecer y de lo que formar parte, es lo natural en la adolescencia y yo también fui pseudo-punkie y nu metalero, pero igual descorazona un poco la sensación de vacuidad, de desfile de modas o concurso de popularidad.
Quizás en el fondo todos fuimos así y me estoy volviendo un viejo choto. No tengo la autoridad moral para juzgar a los jóvenes y mandarlos a la hoguera. Pero si me entristece profundamente la sensación de que la cultura es tan poco valorada, que el conocimiento no tiene importancia, que la curiosidad no existe, que solo hay casilleros y cubículos para rellenar con lo correcto o lo de moda, como en las palabras cruzadas, y que las opciones son tan pocas que en el fondo no son opciones ni libertades. Y, lo que es peor de todo, que este estado de cosas es aceptado como lo natural, que no es cuestionado ni pensado, que la hegemonía se impone y ni siquiera se dan cuenta.

08. ¡24 Cuadros Por Segundo Que Proveen Felicidad!

En otro orden de cosas, mis excursiones cinéfilas en B.A. solo me brindaron felicidad. Las películas elegidas fueron Hellboy II y Burn After Reading, y las dos son grandísimos filmes.
Hellboy II me tenía conquistado desde la película anterior y el hecho de observar que en esta la cantidad de criaturas y seres fantásticos se multiplicaba me puso más feliz que un fanático religioso frente a un embarazo adolescente. Los monstruos siempre han sido una debilidad en mi persona, desde mi más tierna infancia, cuando compraba bestiarios para asustarme leyendo sobre seres que jamás existieron. Y esta película los tiene en cantidad, desde unas Hadas del Diente mas cercanas a un Critter que a una vieja vestida con tul hasta un troll con puños a lo Mazinger.
Sin embargo, todos esos detalles son solo maquillaje de una película que brilla por sus personajes y por las interpretaciones de sus actores. Ron Perlman como Hellboy es una de las traducciones más brillantes al cine de un personaje de comic, un tipo que logra venderte la combinación de encabronamiento continuo de un personaje como el Rojo, que pretende resolver todos los problemas simplemente dándoles puñetazos, con su profunda humanidad y su condición de outcast. Selma Blair es hermosa y nos gustaría que nos soportase como a Hellboy. Abe Sapiens es una maravilla de observar cada vez que esta en la pantalla, una combinación de gentileza e inteligencia que jamás degenera en superioridad arrogante. Y el hallazgo es, sin lugar a dudas, la maravillosa reinterpretación de Johann Krauss, maniático de la cadena de comandos con voz falsamente alemana y traje steampunk.
Y, además, es una gran película de aventuras, que combina en un solo paquete superhéroes, monstruos, cuentos de hadas y un mensaje a favor de la tolerancia y la proliferación de lo fantástico en un mundo demasiado propenso a destruirlo.
Por su parte, Burn After Reading es una de esas maravillosas comedias de los Coen plagadas de idiotas, reminiscente de Raising Arizona o The Big Lebowski. Los criticones de siempre dirán que es una película donde los Coen odian a su audiencia y a sus personajes, donde se divierten poniendo en primera plana la estupidez humana y riéndose de ella, pero estos mismos criticones obviaran el hecho de que los personajes, con todas sus fallas, destilan carisma y gracia, tics cómicos y diversión, desde la obsesión de Frances McDormand por reinventarse hasta la simplicidad cabeza hueca con i-Pod de Brad Pitt. El único personaje realmente detestable es el personaje de Tilda Swinton, una perra fría, controladora y sin corazón de esas que en otras películas es víctima de su marido en un estúpido intento por cobrar el seguro.
Y, además, en el fondo es una parodia a aquellos thrillers que nos presentan personajes dudosamente morales pero siempre cool e incapaces de fallar. Los personajes de los Coen son completamente fallidos, pero eso los hace mas queribles y más encantadores que cualquier Ocean’s Eleven.

09. ¡La lucha contra el analfabetismo continúa!

Lo mejor que tiene Buenos Aires, sin lugar a dudas, es la posibilidad de conseguir libros a precios muy baratos. En un lugar donde el café puede llegar a salir 10 pesos, es buenísimo ver que hay ciertas cosas que nos hacen tan bien y pasan tan desapercibidas que aun podemos conseguirlas a precios que no son prohibitivos.
Así, me dedique a comprar gran cantidad de material, a sabiendas: La Vida Maravillosa y Breve de Oscar Wao de Junot Diaz, la ultima novela nerd (¡que comienza con una cita de los Fantastic Four de Kirby y Lee!: “Of what import are brief, nameless lives... to Galactus??"), White Chappell de Iain Sinclair, Slapstick de Vonnegut (de a poquito y en viejas librerías vamos juntando las obras completas del prócer), 5 tomos de la Biblioteca Clarín de Historieta (para los curiosos: El Loco Chávez, Las Puertitas del Sr. López, Corto Maltes, Sherlock Time y Sargento Kirk/ Ernie Pike), Confesiones de Un Opiómano Ingles de De Quincey... Y, como siempre, la adquisición de nuevas publicaciones del llamado comic nacional: Autobiógrafo de Reggiani y Lopez, el MAGNÍFICO tomito de Bife Angosto de Gustavo Sala, Dinero de Miguel Brieva y El Cuerno Escarlata, de Varela y Trillo. La mayoría de esas cosas todavía están sin leerse pero puedo dar fe de la acidez sin fronteras de Brieva, del hermoso delirio de Gustavo Sala y de la divertida pseudo Mazmorra de El Cuerno Escarlata.
Mis amigos se burlan porque gaste más dinero en libros que en drogas

10. ¡Gran ciudad se revela como terrorífico centro comercial!

Creo que, en definitiva, si hay algo que me llevo de Buenos Aires esta vez es la sensación de que es una ciudad hecha exclusivamente para gastar dinero, una especie de maquinaria que te impulsa a gastar. Es seguro que eso es por mi distancia, por el hecho de que no vivo ahí y que no debo llevar unas cuentas ordenadas. Pero me parece que en esta ocasión estuvo amplificado por los escasos encuentros con amigos, todos cubiertos de obligaciones (y yo, cubierto de desidia) de la vida capitalista. Eso es lo que me decepcionó ligeramente de Buenos Aires esta ocasión, la indeleble sensación de que es una ciudad que evita a toda costa la interacción humana sincera, cálida y cotidiana, un lugar donde, a pesar de que esta repleto de personas que quiero mucho, la gente anda con anteojeras centrada en sus propias miserias sin prestar atención ni mucho menos crear un vestigio de empatía por las miríadas de historias y sentimientos que anidan en la ciudad. Viéndolo de lejos se nota, pero en la salsa impacta con demasiada fuerza.
Probablemente sea una cualidad del capitalismo mundial, algo que se reproduce en la mayoría de las grandes urbes, como una ecuación de la anti-vida que subsiste sin necesidad de intervención humana y alimentándose de sus anfitriones. Y también me da un poco de pánico porque reconozco en esos sentimientos algunos de mis peores defectos, porque noto el piloto automático de maldad que nos permite sobrevivir para experimentar, como la luz a través de una persiana americana, los titilantes momentos hermosos.

28 comentarios:

Manzanilla y Sal dijo...

Linda crónica.

"Mis amigos se burlan porque gaste más dinero en libros que en drogas"- podría ser la frase que defina todos mis viajes. O mis compras.+

Ezequiel dijo...

clap clap clap.
ebm goes personal!!
ahora faltan las noches extremas de drogas, reggaeton y hectolitros de alcohol de darío.

jav dijo...

brillante

theremin dijo...

Guau!
Qué tremendo haber leído esto.

Primero, coincido con la sensación en los recitales. Yo no fui a muchos, de hecho en mi vida adulta solo fui a uno, y puedo decir que me sentí exactamente así, viendo al resto de la gente gritar y saltar y dándome cuenta de que mi relación con los artistas está buena cuando es más íntima, cuando no debo estar preocupada por pasarla extremadamente bien y saberme las letras de todas las canciones. Es muy raro.

También me impresiona un poco la cuestión adolescente, abstraída de todo significado y limitada a una superficie cada vez más delgada. Hace cuatro años tres amigas y yo nos desesperábamos por conseguir vestidos de nuestras abuelas y polleras a lunares, y hubiéramos matado por una camiseta de Architecture in Helsinki. En realidad obviamente sólo éramos unas pendejas de mierda que no sabíamos nada de nada,
pero el punto es que queríamos (y en algún punto creo que lográbamos) ser diferentes y parecernos a algo ideal, ya sea Audrey Hepburn, Marla Singer, la novia del de 24 hour party people o las cantantes de B'52.
El grado de no-contenido de la vestimenta adolescente actual es algo que me da pavor. Los floggers andan con remeras Mistral que dicen Clap Your hands say yeah, y ni hablar de los vestiditos coloridos con inscripciones como I wanna sleep with common people like you. Nadie puede negar que son lindos, y andan por ahi arrogantes, sabiendo que su belleza es su única carta, pero sabiendo también que no les hace falta más nada.

En Buenos Aires este año vi cosas atroces, pero creo que la más fea fue una nena de unos 12 años en freddo, pintándose los labios, acomodándose los anteojos oscuros y pidiendo un helado light ante la absoluta indiferencia de sus rubios padres.

Sigue siendo una ciudad muy linda, tiene cosas maravillosas y gratuitas, como muchas de sus calles y plazas, algunas galerías olvidadas y algunos museos, pero las personas ni te miran, demasiado ocupadas con sus ropas caras y sus nextel.

Tal vez, en un lugar donde todos tienen la remera más brillante, la onda sea volver a los marrones y los grises de tus queridos años 30 norteamericanos.

mvc dijo...

Un viaje leer esto, muy bueno.



este...Nu Metalero?. No tenia esa, hay fotos???.

Ezequiel dijo...

mvc, esa chivita que tiene amadeo de donde pensas que sale?
y mejor callate, que me debes de hace como 8 años tu foto con pelo largo de cuando eras grunge.

Anónimo dijo...

Mi dealer, la última vez que llegó tarde -siempre llegan tarde- se disculpó y me llevó en auto hasta la casa de un amigo, lo que me ahorró un molesto viaje en colectivo.
Después te cuento de la mejor lista de temas escuchados en un viaje en remis, ever.

Blondez dijo...

Algunas postillas a un merecido y disfrutable post auto-personal (esta vez, desde el lado del porteño):

01. Como porteño me toco la semana pasada viajar ida y vuelta a Mar del Plata con mi novia por el marco del festival de cine y el transporte elegido fue el entrañable tren. Por suerte no corri la desventura de la maquina fallida y la espera de horas a la intemperie (me habia pasado las ultimas 3 veces que hice un viaje largo en tren, 2 de ellas acompañadas del clasico apedreo infanto-juvenil), pero la coleccion de momentos engorrosos y viejas chotas quejandose todo el viaje, y señoras hablando de la mala educacion me dieron una ulcera mental.

02. Por suerte la lectura de acompañamiento fue "La conjura de los necios", que iba a tono con la paleta humana del vagon.

03. Sin comentarios, No tengo experiencias de sobreexposicion a hostales llenos de psicodelicos amigos. Deberia alguna vez.

04. Sin haber podido asistir a la fecha de JAMC (la plata no llego a cubrir todos los intereses de este ultimo trimestre anual) igualmente te acompaño al 100% con el sentimiento descripto. Esa culpa por si uno sabe o no las letras, sumado a un espiritu de viejo de no tener ganas de "pegar valla" ni un espiritu exaltante. Angustia del siglo XXI? Las experiencias personales en cuanto a recitales no llega nunca al pico culmine esperado, separando y coincidiendo en momentos como Daft Punk.

05. De drogones y Dealers que son coincidentemente amigos no puedo hablar. Mucho menos de etica profesional. "El que quiere celeste que le cueste", Amadeo. Y si queres doble gota, comete el doble de paranoia!

06. Como perteneciente a la confederacion interplanetaria de Villa Crespo, y reclamando el territorio del Parque Centenario como parte de nuestro feudo, lo defiendo a muerte, aunque no nos quedan muchos libros copados en los puestos. Yo personalmente me atribuyo el saqueo a un libro de Pratchet y "Madre Noche" de Vonegut -20 pesitos, vieja! del unico puestero copado de todo parque centenario-. Efectivamente, la moda se torno mas a un puestismo cambalache de juguetes de Mc Donald que te los cobran a 15 pesos, y la automatica angustia de "porque habre tirado ese Hulk de Burguer King que tanto deseo ahora en mi joven-adultez-consumista". Da mucha bronca pagar caro lo que alguna vez pudiste haber tenido por nada, pero el circo es asi.
Recomendado: Puesto de pines que tiene rarezas como un pin de un Superman con un simbolo sospechosamente sovietico en su pecho. Valor: 5 pesitos

Los libros de Murakami son como armas de doble filo.

07. De lo unico que fui testigo en mis pasadas fugaces por el Abasto (coincidentemente, la ultima fue para ver Hellboy II) fue de un grupo de fangirls de promedio de edad: 12 años, corriendo desenfrenadas para acaparar la atencion de una Cumbio paseandose cual celebridad Teen por el patio comedor del recinto. Realmente extraño como testigo del hecho, y el momento definitivo cuando me tuve que definir como "fuera de esta realidad teen".
Soy el unico que sigue diciendose a si mismo que aunque hayamos tenido nuestras tribus urbanas pelotudas en los 90`s teniamos algo mas en que pensar que en chupines de colores, en la ropa apropiada y en tener un celular que suene lo suficientemente fuerte para hacer el pasito delante de nuestros amigos? Paradigm-shift, pasa.

08. De todo lo que ruleo en Hellboy II, voy a darle el premio final al cosmonauta Johann Krauss. Mi espiritu Sci-Fi Geek se regocijo al mango. La pelicula de los Cohen no se queda atras.

09. El dinero se gasta en libros, las drogas se piden prestadas.

10. Abstengo el comentario ya que asumo el papel de citadino automatizado (y ya mi cabeza no da para mas).

Alta cronica, Amadeo

Lucas

rodri dijo...

The Escapist rules.
Descubrí hace poco a Chabon y no puedo creer lo que me estaba perdiendo, los comics de Dark Horse estan bien, también.
Ya había pensado una analogía parecida con las tribus actuales y los viejos y queridos Warriors. Habrá que hacer algo al respecto...
La próxima vez que vaya a Buenos Aires me tengo que acordar de traerme el tomito de Sala carajo.
Ah! Un "cumbio" y un flogger no vendrían a ser lo mismo o estoy muy confundido?

Hernán(En la City) dijo...

Buenísimo tu relato! Me sentí muy identificado. No así con el tema de !!!, que si bien no estuvieron a la altura de cuándo los había visto el año pasado, cumplieron. A mi me gustan mucho, por más que coman de cuerpos putrefactos, saben alimentarse de los gusanos con más proteínas ; ) Y puedo cambiar perfectamente a Daft Punk porque todavía no los vi, perfectamente por LCD Soundsystem o !!! que lograron hacer bailar a este viejo que y a nada lo conmueve, ni ver a sus amados JAMC. Saludos.

Hernán(En la City) dijo...

El segundo "perfectamente", está perfectamente de más XD

sebaxxxtian dijo...

peor fue ver a animal collective, calculo.

Hernán(En la City) dijo...

Que garrón que no pude ir, por lo que estuve leyendo por ahí el sonido nefasto, y mucho pecho friismo ?
De todas formas sus discos me gustan, algunos más otros menos, pero me parecen interesantes. Espero poder verlos si vienen una próxima vez. Aunque si el señor sebaxxx dice que fue pa tras, creo en sus palabras. Saludos.

mvc dijo...

Sobre los dealers totalmente de acuerdo, un amigo en su blog escribio esto hace tiempo y me gusto sobre el comportamiento de los dealers en las fiestas. Lo comparto:

http://pulpcityscum.blogspot.com/2007/10/breve-contribucin-la-teora-de-la-fiesta.html

"Dealers: No te conozco, no te vendo. No soy tu amigo, no sé de qué hablás, no vendo drogas. ¿Pero quién quiere ser amigo de un paria? Yo no, solo le quiero comprar droga, ni siquiera es necesario que le dé la mano, una guiñada cómplice de aquí en más podría convertirlo en la fuente de mi demanda insatisfecha. Pero no, siempre en la chiquita… vamos, Escobar, no le voy a decir a tus padres a lo que te dedicas, tengo la plata en la mano, quiero droga, vos vendés, yo compro, vos haces después lo que te de la puta gana (como volarte), yo me quedo bailando pero más pasado que antes, ¿cuál es la parte del trato que hay que explicarte de nuevo? A ver, pillo, no soy de narcóticos, no estoy ni siquiera solo, estoy bailando como un boludo hace rato, tomando cerveza, y vine en un auto con cinco personas más de aspecto totalmente inofensivo, ¿cuál es el miedo? Pero está bien, si no te gusta andá a venderle ácido a tu madre que seguro ella te quiere y te va a seguir llamando aunque no pegue. Pero eso sí, si no te animás o no querés venderme, entonces no me mires con cara de malo-perdonavidas, porque en mi razonamiento, sos un dealer pobre, un novato, no sos malo, sos un idiota, un amateur, no me asusta tu profesión, cualquiera puede hacerlo así, yo también puedo hacerlo, así que mejor evitá las malas miradas, después de todo, todavía, siguiendo tu razonamiento, puedo ser policía y romperte el alma a patadas, o en cualquier caso, puedo estar simplemente frustrado y provocar una escena patética que te incluya como coprotagonista. Celsitud y respeto a cualquier banana, descartada"

Brunomilan dijo...

No fui al parque Centenario pero si al Rivadabia y lo que me gusta es que es completamente inabarcable, cada local tenia su buena cota de bizarreadas que me hacia elevar la voz emocionado como un pelotudo, hasta el simple hecho de ver el cd original del Compañero Asma lograba entusiasmarme je (si ya soy un pajuerano, pero me gusta serlo!)

Ricky dijo...

Animal Collective para atras? Tuvieron 3 cortes de sonido notables, yo estaba arriba y se escuchó bien casi todo el recital, salvo esos momentos de zozobra que parecieron no importarle mucho al sonidista (lo tenía al lado mío y por su inacción me da la impresión que el desperfecto eran las conexiones en el escenario). Repito, desde la planta alta el sonido fue más que aceptable (son esquivos estos juicios, recuerdo haber ido a Kraftwerk en Obras y quejarme por el bajo nivel de volumen en el campo, mientras que los que estuvieron en platea decían que se escuchaba perfecto).

Y en cuanto al pecho-friismo... a mi me pareció un recital excelente, mil veces mejor que el aburridísimo, previsible y fechado show de Spiritualized dos semanas atrás en el mismo lugar . Ni siquiera a nivel recepción de la gente -que no es un parámetro que personalmente me importe- puede decirse que fue una presentación fría.

Ricky dijo...

Ah, los dealers fallutos son lo peor (después de los que tienen mal producto en stock, claro).

AMB dijo...

lcoo el año que viene hay que hacer una juntada ebm. dario pone la casa y se paga un asado

Anónimo dijo...

aaaaah JAMC no venia a robar y Offpring porque dan grasas son pateticos y vinieron a robar...¡¡buenisimo!! obviamente no hablan de rem, que atado de snobs pedorros del orto que son.

Amadeo dijo...

jajajaja, que buena idea amb!

anonim: no hable de rem porque no los vi, no me daba el presupuesto para ir dos dias, pero parece que fue un muy buen recital, cosa que no me sorprende, ya a juzgar por su ultimo disco estan en un gran momento.

Anónimo dijo...

lección básica: si el grupo viene a robar pero es bueno, medio apesta, pero es pasable. Cuando es una basura pestilente sin ningún aspecto redimible como Offspring es simplemente patético. Si eso es snobismo, viva el snobismo entonces

Helena dijo...

El show de spritualized no fue previsible, el de la trastienda fue quizas el mejor show del año. Jason Pierce con dos guitarras, un bajo, bateria y dos coristas tremendas, hizo temablar los cimientos, de por si flojos, de la trastienda. Ninguna version estaba ajustada a la de los discos, mientras que Animal Collective en su impronta de sonar tal cual el disco no solo fallaron en sonido, sino que en novedad. Son un bluff de estudio para almas sensibles y la recepcion del publico fue lamentable y no por ser indies o niños bien; simplemente porque no hicieron mas que aplaudir las fallas como si el hecho de ver animal collective fuera ver la luz. No tuve 3 cortes de sonido, que eso ya justiica una devolucion de entrada, tuvo mala ecualizacion, fallas en las tomas, secuencias cagadas de antemanos y una mala onda total. En ese sentido la verdad ahora que lo pienso y pasaron los dias; se comprotaron tal cual la amplia mayoria de su publico. Monotonos, previsibles y pesima pesima mente mal vestidos. Poca onda.

El post esta muy bien, aunque yo drogas no consumo asi que no puedo opinar. En el momento que si no recuero haber tenido trato con dealers, siempre le di la plata a un amigo.

sebaxxxtian dijo...

ricky, lastima q no volviste a tu pasado metaloso y no fuiste a carcass. show del año, ajusticio a todo el personal fest en menos de hora y media.

Ricky dijo...

Seba, No creo que le ande faltando grossez a Carcass (enorme y legendaria banda de la escena).. en todo caso debo ser yo que ando falto de testosterona (componente esencial para metalizarse). Esos tipos tienen que ser una topadora en vivo, seguro.

Joey dijo...

lindo post amadea, ese libro de chabon lo abebookeaste?

la experiencia del personal fue la misma, aunque vos tomaste más agua saborizada

planeo viaje por el norte para enero, así que a lo mejor hago la crónica etnográfica reversa


que grande de quincey

languidalombriz dijo...

"Texto sensible sorprende a antigua amiga de conocido cronista!"

así se llama el titular.

besos amadeo y felicidades again.

Hernán(Cafetero) dijo...

Que mal que se visten los de AC dios mío! Dónde quedaron los indies americanos del ayer? Visten cómo una patada en los huevos. Es más, tienen diez mil veces más onda los neohippies cool, mil veces.

Blogger dijo...

Sprinter - DarKz (170BPM)